Servicios

Galacho de Quinto
Pulsar sobre la imagen para ampliar
Añadir al carro Añadir
03.- Loma de Piedrafita
Quinto

En el itinerario por la Loma de Piedrafita la presión ganadera y la salinidad del suelo se unen a las limitaciones impuestas por el clima para mostrar un paisaje estepario extremo de suelos desnudos y vegetación rala. Sólo al final, cuando termina la llanura, aparecen albardinares y los arbustos ganan un poco de tamaño.  


El saladar
Los suelos del centro de la Depresión del Ebro son muy ricos en sal, herencia de los lagos salinos que ocupaban la zona hace cinco millones de años. En las zonas llanas, donde la lluvia no tiene salida, el agua se filtra en el subsuelo disolviendo la sal que sube a superficie por capilaridad (pasando de gota en gota) y acumulándose ahí cuando el agua se evapora. Se produce así una salinización del suelo donde sólo pueden vivir plantas especializadas como la osagra (Atriplex halimus), que expulsa la sal por el envés de la hojas, o la sosa (Suaeda vera), de pequeñas hojas carnosas.


Las ovejas

El camino discurre en parte por cabañeras o pasos de ganado. Hasta finales del siglo XIX, todas estas estepas tenían únicamente un uso ganadero pastando decenas de miles de cabezas tanto de ganado estante, como trashumante con origen en el Pirineo. La presencia continua de ovejas produce cambios en el entorno por el pisoteo del suelo (la costra protectora de líquenes desaparece; en las pendientes la erosión se acelera y en las llanadas el terreno se endurece), el ramoneo y los cambios en la composición química del suelo por el aporte de heces.


El sisallo (salsola vermiculata)

El sisallo es la planta dominante alrededor de los corrales y balsas ya que es una especie nitrófila (amante del nitrógeno), por lo que aguanta bien los suelos con abundancia de materia orgánica, y rebrota con facilidad soportando con éxito el ramoneo. La relación entre el sisallar y los rebaños es de beneficio mutuo: la oveja gusta de sus frutos y ramas tiernas, que son muy nutritivos, y las plantas aseguran su continuidad con el aporte de materia orgánica que les asegura la visita del ganado.


La balsa de la venta

A la derecha del camino se encuentra la Balsa de la Venta, hoy de uso exclusivamente ganadero si bien en el pasado servía para consumo humano ya que abastecía de agua a una venta que se ubicaba en estos parajes. Las balsas están colocadas estratégicamente en lugares que recogen la escorrentía del agua de lluvia, la única manera que tienen de llenarse; es por ello que suelen secarse en verano, cuando la evaporación es mayor y llueve menos. No habiendo en la estepa ningún otro punto de agua dulce, la importancia de las balsas es vital para la fauna, principalmente aves granívoras, que necesitan beber mucho, y anfibios.


Los nuevos regadíos

Los alrededores de Piedrafita han sido puestos recientemente en regadío con agua elevada desde el Ebro. El paisaje estepario y los cultivos de secano han sido sustituidos por una agricultura más intensiva que crea un lugar de alimentación apropiado para ratoneros, cernícalos y cigüeñas, atraídos por los topillos y ratones expulsados de sus madrigueras por el agua de riego.


Longitud: 8,7 km.
Desnivel acumulado: 97 m.
Tiempo estimado a pie: 2.20 h.
Dificultad: baja.
Señalización: balizas.
Ciclable: 100 %.
Recorrido: circular unidireccional.
Itinerario: caminos agrícolas y cabañera.



Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Datos comarca
Sede: Avda. de la Constitución 16, 50770 Quinto (Zaragoza)
Fax: 976 179 231